Me enamoré de una puta

Image

Me enamoré de una puta, qué le voy a hacer, me enamoré hace mucho y por fin lo confesé. Me enamoré de su forma de ser, elusiva y pasiva, a veces intimidante y activa, llena de misterios y pasión, de locura y emoción. Me enamoré tanto como seguramente lo estás vos. Empieza de a poco a crecer ese sentimiento, y antes de que te des cuenta, pasás a ser uno más en sus filas, en su alcoba de puerta siempre abierta. Porque no te mientas, no te dejes engañar: en su mente sos sólo uno más entre el mar de hombres y mujeres que la llegaron a amar. A todos nos dió placer, alegrías, algunas lágrimas tal vez, un par de momentos únicos que no van a volver. A todos nos supo recordar que el mundo puede ser un lugar maravilloso a pesar de guerras, hambres y cervezas sin alcohol o autofotos de chicos en el baño que etiquetan a mujeres. A todos nos hizo sentir en algún momento un poco mejor. Mi amor por ella comenzó hace ya mucho tiempo (siempre fui un poco precoz), el fondo era un sonido de saxofón, así de hermosa comenzó nuestra relación. Y claro, muy bien sé, que por puta, yo su único amante no seré. Que habrá quienes la tomen por la fuerza y la obliguen a hacer cosas que no quiere, o que por el vil metal, se venda a esos carentes de sentimientos, de talento y conocimiento, de causa justa en el mundo, que la buscan para tratar de por ósmosis, adquirir algo de su magia, de su presencia y esencia. Pobre mi hermosa puta, a veces tan maltrataa, por estos seres que sólo pueden aspirar a decir que alguna vez tuvieron algo con ella, mientras lo miramos con desprecio por su abominación, por su violación, por su falta de respeto y de amor. Pobre de mi hermosa puta tantas veces ultrajada por el mejor postor en la subasta de su pasión.

Pero el amor no se vende y ahí estamos nosotros, los otros. Los que sabemos que ella es así, de todos y de nadie, los que sabemos que ha sido amada por grandes personas, infinitamente más sabios que nosotros que la han hecho crecer al compartir sábanas juntos. Nosotros, que disfrutamos también así, cuando es amada por gente como uno, sin pedir nada a cambio, entregando todo, mientras ella los envuelve con su magia, con sus misterios, y nosotros asistimos a esa maravilloso espectáculo que es nuestra puta hermosa, haciendole el amor a alguien que la ama tanto o más que uno. Nosotros que acudimos a ella en momentos de pasión, de debilidad, de tortura, de rompí con mi novia, de tengo novia nueva, de tengo resaca, y de vamos a ponerla. Nosotros que la llamamos a cualquier hora, a cualquier lugar, porque tanto así la necesitamos, tanto así la amamos.

Ay, las cosas que hecho por mi puta! Abandonaría todo si me lo pidiese ( y creo que más de una vez dejé un par de cosas sin que lo hiciera), dejaría de lado mi vida entera si ella quisiera. La conozco y me conoce, la amo y a veces (sólo a veces) me corresponde. Me enloquece, me descoloca, y me vuelve a colocar, me enfoca y me pierde. Me enamora y me vuelve a enamorar, una y mil veces más.

Me enamoré de una puta y no lo escondo más, su nombre es la música, vos también dejate enamorar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s