Se acabó el fin del mundo

Mientras preparamos las maletas, la ropa, el hígado o cualquiera de los rituales en los cuales nos vamos a ver enfrascados ahora que dimos una vuelta más alrededor del sol y festejamos que tenemos un nuevo calendario para poner en la heladera, considero justo y menester hacer un repaso de lo que pasó en este año. Así que desempolvemos un par de cosas antes de adentrarnos al primer año que tiene todas los dígitos distintos desde 1987;

– Vale la pena hablar de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, que pasarán a la historia como las Olimpíadas con mejor banda sonora ypor tener un acto de apertura y cierre en el cual nos pasaron la pavada de historia musical que tienen los ingleses por la cara. Ah, y también porque Burkina Faso tenía más representantes olímpicos que Bolivia.

– Este fue el año en que la credibilidad maya se fue al piso, ya que tras meses de propaganda, alusiones en redes sociales y hasta una película, no sólo fue el peor fin del mundo que me tocó vivir, sino que encima frustaron el plan para asesinar a Justin Bieber por esos días con lo cual la tragedia se duplicó. El único lado positivo fue finalmente darnos cuenta que el mundo es una mujer y siempre va a fingir acabar.

– El 2012 también fue el año en el que la música más sufrió. No sólo perdimos al bello ser que fue, es y será el Flaco Spinetta con toda la luz que daba, sino que encima tuvimos que sufrir un nuevo invento del Diablo que es el Gagnam Style. Todo el año tuvimos que aguantar las malas paradioas y a gente haciendo el pasito del caballo en todo lado. Sólo faltaba que lo hagan los de Maná y Cristian Castro y estaba para pegarse un tiro.

– Tampoco fueron todas cosas malas, hay que recordar la belleza indescriptible que es la película Pina 3D de Win Wenders, que es a mi parecer la única razón por la cual deberían existir tantos cines 3D y hasta capaz que aceptemos cualquier película mala que venga en esa versión, sólo por la fuerza y potencia que tiene esa película. El 3D nunca fue tan artístico.

– Mención especial para la Editorial El Cuervo, engendro de Fernando Barrientos, alma intransigente que se dedica a editar los libros más interesantes que se han visto en bateas bolivianas en mucho tiempo. Desde Fabián Casas, al gran valor (como diría una conocida mía) que es Julio Barriga, pasando por “La mañana después de la guerra” de Boris Miranda, que investiga un  turning point en la política boliviana, esta editorial continúa su camino en ser el semillero de una nueva generación que necesita dar a conocer su mensaje.

-Musicalmente tuvimos el disco de Jack White, uno de Dylan y otro de Neil Young. Y los tres discos estuvieron a la altura de dichso artistas.

 

Habiendo finalizado arbitrariamente la lista (más que nada porque poca gente leerá esto debido a los estados en los que espero que incurran), deseo que el 2012 les traiga muchas cosas buenas, otras malas, películas que no estén dobladas al español, que sus exs nunca estén felices y que sus errores de año nuevo no se transformen en relaciones que duren más de un mes. Y recordar siempre que nadie tiene que decirte como tenés que vivir la vida. A menos que sea Yoda, a Yoda hay que hacerle caso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s