Los hombres somos divas y otros asuntos

Los hombres también somos divas, vamos, no se hagan. Porque claro, te deja tu novia y hay que ver el escandalete de telenovela mexicana de las cuatro de la tarde que llegamos a hacer mientras llenamos nuestro FB de status emo-penosos-bastante-patéticos, catarreamos a desconocidos por la calle mientras tratamos de mantenernos en pie o le confesamos por enésima vez a la mejor amiga de la susodicha que sufrimos como cerdo cerca de Navidad porque sabemos que todo fue nuestra culpa, nuestra culpa, nuestra gran culpa (Son tiempos católicos, entiendan) y pedimos entre trago y trago de lo que parecería ser fernet por el color, mas no tanto por el sabor, que interceda en nuestra favor en esta nueva cruzada por recuperar al “amor de mi vida”, “la mujer de mis sueños”, “lo mejor que me pasó” o como sea que le decís en ese momento en el que muy probablemente hayas olvidado su nombre. Entonces la amiga en cuestión te mira con cara de que le caes peor que su compañera que se compró el mismo vestido que ella en el mismo mes, y te dice “Si, obvio” o cualquiera otra frase que suene lo más alejada posible de “Salí de acá, excusa de ser humano” que es lo que muy probablemente te quiera decir. Los hombres somos así, podemos ser insufribles al terminar relaciones, al defender la camiseta o cuando se nos mete a la cabeza la idea de que ese pantalón nos queda bien hasta para ir a dormir. Los hombres somos tan divas que somos la principal razón por la cual hay espejos en los gimnasios, en los cuales nos miramos de reojo y a las escondidas para evitar que otros asistan al triste espectáculo del flaco que entró al gimnasio este mes, pero se mira los biceps mientras pone cara de “Esa”, “Que fuerte estoy”, “Estoy re dable” y otros epítetos que espera/anhela le diga alguna mujer hermosa un sábado por la noche en alguna disco. O ni siquiera tan linda, porque para los hombres las mujeres son como los tragos: al principio de la noche, sobrios, se hacen a los exquisitos y selectivos, para que luego, a medida que pase el tiempo y su sobriedad, cualquier cosa les venga bien.

Pero volviendo al tema (si es que hubo uno en primer lugar) y mientras pienso en Bolivia, el país en el que si el Presidente bromea con que no hay que usar condones está todo mal, pero si lo dice el Papa, alabado sea Dios; es menester comenzar a tomar algunas cosas en serio además del vodka sobre todo para no caer en el error de volver con tu ex que es como cuando se te arruina un lado de los auriculares y tratás de colocar el cable en esa única posición en la que funciona como debería. Los puntos que invito a considerar esta semana son:

-Que la gente tiene que aflojar con el Photoshop porque se nota y la verdad da pena.

-Que se cumplieron cincuenta años de “Please please me” de los Beatles, cuarenta de “Dark Side of the moon” de Pink Floyd, se reunieron Dave Albarn, Graham Coxon y Liam Gallagher para tocar unos temas, salió el nuevo disco de The Strokes y el de Devendra Banhart y quizás así podemos contrarrestar el hecho de que se nos fue el Bebo Valdés o que Arjona llega a las Bolivias y nadie hizo ninguna marcha ni un corte de ruta para protestar contra semejante atropello a nuestros derechos humanos.

-Que, hablando de regresos, Bolivia volvió a su hermosa costumbre de jugar como nunca y perder como siempre que hace que me preocupe porque ya estamos empezando a repetir los mismos chistes.

-Que la única razón por la cual me interesaría una media naranja es para mezclarla con vodka.

Pero bueno, son sólo algunas de las cosas a considerar en estas épocas del amor en tiempos del “Sé que le diste like a la foto de esa perra” y personas que no entienden que la única relación a distancia que funciona es la que tengo con mi heladera y que aún así estoy considerando llevarla a mi cuarto de forma permanente. Así que, recordando las palabras del Flaco Spinetta “Mañana es mejor”, tratemos de pensar que quizás el Tata está tratando de comunicarse con nosotros pero simplemente no tiene crédito. O tal vez la humanidad se fue de jarana y perdió el celular, qué sé yo.

2 thoughts on “Los hombres somos divas y otros asuntos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s