Los bolitas arruinaron mi país (Pt I)

Image

Finalizado el partido Argentina-Sorojchi, digo Bolivia, que tanto gusta a la platea de ambos países y del andino en particular, y siendo nuevamente el resultado un austero 1 a 1 que deja a Bolivia con más posibilidades de exportar productos Apple en el futuro cercano que de entrar al Mundial Brasil 2014, considero justo y necesario (Y nuestro deber y salvación al estar hablando del país del nuevo Papa), sacar a relucir ciertas actitudes bien bolitas que vienen gestándose hace ya demasiado tiempo en la tierra de la sopa de maní, el picante de pollo y otras delicias gastronómicas que creo, están matando mi país. Sí, actitudes bolitas. B-O-L-I-T-A-S. BIEN BOLITAS. Por bolitas, me refiero a esos mamíferos (puesto que se viven mamando) que como el tío abuelo casi senil se dedican a recordar una y otra vez la misma historia durante la cena familiar (la selección del 94, el 6 a 1 a Argentina en La Paz….), hasta el hartazgo o hasta que finalmente logremos inventar una excusa creíble para retirarnos de la mesa y alejarnos lo más posible de esa tortura. Porque claro, si hay algo que define a estos bolitas, estos homo-no-tan-sapiens, es su conformismo disfrazado de orgullo de dos pesos: “Estos gauchos maricones siempre le echan la culpa a la altura”, “Viste como se le paró nuestro arquero a Messi? Se quedó re caliente”, “Igual, pase lo que pase ya les dimos 6 a 1…” y otras frases que se repiten como mantra para evitar pensar que su viejo Sorojchi ya no es lo que era (hace rato que perdimos esa mística de ganar todos los partidos de local), o que la última vez que Bolivia siquiera entró a un Mundial Plutón era todavía un planeta, o tal vez, quizás, que la última vez que Bolivia ganó un partido de visitante por las Eliminatorias, Justin Bieber aún no había nacido (Qué épocas de gloria, realmente).

Hablo de esa actitud bien de bolita arrastrado de decirse que “Bueno, al menos no nos ganaron” representada en esas propagandas disfrazadas de publicidad de Entel en la que se ve a Raldés arremetiendo contra un Messi 30 centímetros más bajo, que dice “Ni un paso atrás” evitando decir que el gol que se metió en aquella oportunidad fue de suerte o tratando de insinuar que por ese momento en particular del partido, nosotros los bolivianos un poco más y habíamos ganado el partido, la Copa América, los chilenos nos iban a devolver el mar y capaz que hasta mi ex engordaba 20 kilos en un mes. Hablo de un conformismo terrible. Hablo de vivir recordando al Diablo Etcheverry y la selección del 94, como si fuesen héroes, o de llegar al punto de tener DVDs (!!!!) del partido en el que Bolivia le ganó (oh sorpresa) en La Paz a Argentina por 6 tantos contra 1 kilo de co… digo, 6 a 1. Gente linda y no tanto: Es hora de madurar. Es hora de dejar de ser niños y tratar de construir una identidad nacional que no esté basada en el fútbol (puesto que en estos momentos, los bolivianos somos mejores surfistas que futbolistas)  , o de nuestro derecho de salida al mar, puesto que ambas dos son causas perdidas. Y si el único momento en el que nos llegamos a unir en estos tiempos de repúblicas plurinacionales, autonomías oligárquicas y conciertos de Silvio Rodriguez y Arjona, son para causas perdidas… qué será de nosotros como país el día de mañana? Para pensar un poco entre puteada y puteada. (Además convengamos que hasta el tema ese de “BO-BO-BO-LI-LI-LI-VIA-VIA-VIA” nos hace ver como bien “bo-bo-bo-lu-lu-lu-do-do-dos”)

Yo sólo digo que quizás deberíamos comenzar a festejar otras cosas que no sean “aquella vez en la que en un partido aislado le ganamos a Argentina” o “Aquella vez que entramos al Mundial” o lo que sea que nos toque festejar a medida que pasa el tiempo y bajan nuestros estandares de lo que es o no un logro. En vez de tener una mente tan bolita, tan mediocre de festejar ese tipo de acontecimientos, festejemos por ejemplo a nuestros autores, a nuestros grandes músicos, a nuestros avances como país que de esos tenemos muchos… En vez de festejar semejantes pavadas que encima solo sirven para perpetuar la imagen de un boliviano arrastrado que vive de conformarse. Digo.

Dejemos de ser tan bolas y ser bolitas, y comencemos a tener los huevos de ser bolivianos.

4 thoughts on “Los bolitas arruinaron mi país (Pt I)

  1. Loquito querido hace rato que no te andaba tirando pelota pero leo esto y de lejos te digo que es el mejor que has escrito! no puedo estar más de acuerdo contigo! … vergüenza ajena ver carteles pelotudos y ademas sobradores como si fueran a ser cábalas de éxitos inexistentes!
    Buena locoooo!

  2. Muy bien dicho…
    Ese odio innato a la Argentina es injustificado.
    Bolitas: todos los países tienen miedo a la altura, porque la verdad es que afecta.
    Pero como ustedes sólo ven los canales de los “gauchos maricones” que tanto odian (Showmatch, bailando, sin codificar, Fox, etc… y son hinchas de Boca o river) no se enteran de lo que hablan los brasileros, chilenos o colombianos.

    Perdieron su final…por mentirse, por odiadores, por falsos.

  3. Conformismo, mediocridad, subdesarrollo mental, enclaustramiento de estima, ultimistas… adjetivos que nos califican tanto como sociedad, que he llegado a pensar que ya es parte de nuestro mapa genetico…y como tu lo dijiste, hasta en las publicidades comerciales se recuerda el pasado, el empate, la casi victoria, lo bien que jugamos y “casi ganamos”, “por suerte” para los productores de comerciales existen los goles contra Argentina del 6 – 1, sino tendrían que seguir editando el gol de caño que le hizo Etcheverry a Taffarel el 94 con la musica de fondo de la Familia Valdivia… pero esto no solo se refleja en el futbol, nuestros politicos de turno recordando a Tupac Katari y Simon Bolivar queriendo volver al “Ayllu” como matriz productiva, cuando el mundo ya se encuentra en la “era de la información”. Tienes toda la razon de decir “BOLITAS” por que eso, es en lo que nos hemos convertido, el “bolita” que prefiere colarse en una fila, el “bolita” que tira la basura en la calle, el “bolita” que esta buscando cualquier oportunidad para tomar ventaja y no cumplir con la norma, y si hablamos de los “bolitas internacionales”!!! el “bolita” que chupa en las plazas de Sao Paulo en días laborales, el bolita de Liniers o Bajo Flores en Buenos Aires, que apenas cruzan la frontera hablan como gauchos para no ser identificados como “bolitas”,,, bueno, podriamos escribir mucho sobre nuestra idiosincracia y terminariamos más angustiados aun. Opino humildemente que apostemos al cambio, que rechacemos lo facil, el camino corto, el corto plazo, el minimo esfuerzo, y apostemos por la EDUCACIÓN, los buenos modales, las buenas maneras de hacer las cosas, la excelencia, el maximo esfuerzo… eso no depende de nuestros gobiernos, de nuestro jefe, de nuestros maestros o de nuestros padres… depende de cada uno de nosotros, depende del “individualismo”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s