De película

Image

Hace mucho tiempo, en un país andino muy, muy lejano…

 

Nos encontramos en un periodo de opresión de información. Las bondades de la red de redes aún no llegan a este país y uno sigue esperando por cerca de dos horas como un gil a que desaparezca el círculo de cargando de YouTube (Por lo menos ahora ya sabemos que apretando las flechitas del teclado jugamos a las viboritas). Las cyber conferencias son motivo de leyendas y ni hablar de jugar una partida online decente. En las redes sociales reina la inquietud. Varios miles de usuarios están declarando su intención de no aguantar más esta situación insostenible y comenzar a luchar contra el malvado Triunvirato Galáctico que maneja a su voluntad la velocidad (vaya hipérbaton si los hay), la distribución y la señal del internet 3G. Son tiempos adversos para el cyberusuario. Aunque pasan los gobiernos, los partidos políticos, los años y las derrotas de la selección del fútbol y los “Te-juro-que-no-tomo-más-loco”, el internet sigue siendo más insufrible que el hermano guardabosques de la minita que te venía tirando los perros toda la noche, o que hacer trámites de cualquier índole en el mismo país. Aunque finalmente llegó el internet de velocidades decentes, los precios exorbitantes que cobran, además de su inestabilidad propia de quinceañera fanática de Justin Bieber, hace que uno tenga que pensarla dos veces antes de recurrir a alguno de los Dark Lords of the Interneth: Darth Ent-el, Darth Veevo o el cruel Darth Tig-O. Fue este último quien, en una déspota y arbitraria jugada decidió cortar de raíz un beneficio que venía otorgando al pueblo oprimido hace algún tiempo, beneficio quizás dado en primer lugar sólo por el disfrute de quitárselo sin motivo alguno y ver cómo miles de personas sufren por no poder postear las fotos en instagram de sus desayunos o buscar el último video de PSY o tal vez seguir a las tres de la matina intentando convencer a esa mina que les pase una foto suya. (Nadie dijo que nuestras intenciones sean siempre loables, qué joder). Es tiempo de rebelión, de decir que no a los malvados Darths que nos mantienen con velocidades más bajas que el IQ de la gente que tiene motos con parlantes y luces de colores cual arbolito de Navidad ambulante; y más lentas que tu habilidad de respuesta la mañana siguiente a una noche que incluyó mucho vodka, mucho crédito gastado (propio y ajeno) y alguna que otra cosa que mejor ni nombro porque mis viejos pueden le… *Hola mamá!!

La República del internet está sumida en el caos. Los precios de las conexiones están en disputa. Y mientras mandamos a cancilleres a La Haya a hacer el 418716731 intento por recuperar el mar, nosotros acá todavía desconectados, sin enterarnos de nada porque NUEVAMENTE  los malvados Darths decidieron que no merecíamos tener internet.

Es tiempo de Luke Skywalkers, de Yodas y Mace Windus que nos saquen de este período oscuro que venimos soportando hace mucho tiempo.  Es tiempo de Jedis del internet. Resistan, existe un mejor internet. Un internet libre, de altas velocidades, un internet que te permite bajar 4 gbs en menos de 20 minutos. Un internet en el que ni RedTube ni YouTube te hacen esperar. Un internet en el que sí vas a poder hacer skype. Un internet total.  Luchen por él, merézcanlo. Un internet que es más que un servicio, es un ideal. Los dejo entonces con las sabias y esperanzadoras palabras del general Obi-Wan Kenobi:

“Que la Fuerza esté conTigo, siempre”

(Porque el internet, al parecer, ya no está más)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s