La suerte está echada

Image

“Alea Jacta Est!” dicen que dijo Julio César antes de cruzar el río Rubicón, momento que fue un hito fundamental de lo que sería su carrera meteórica al poder: algo así como el partido en cuartos de finales contra el Chelsea en la Champions de un Messi todavía jovencito e inquieto; o el lanzamiento de “Smells like teen spirit” en MTV de Nirvana, o el momento en que un tal Ernest decide en 1918 responder al llamado de la Cruz Roja para convertirse en conductor de ambulancias. 
“La suerte está echada”, porque a veces uno simplemente no puede hacer más que dejarse ir, cerrar los ojos y esperar a que el día de mañana no traiga sorpresas desagradables como ser una nueva novia que parece escapada de un zoológico, un tatuaje nuevo o – y que Chuck Norris nos libre- un mensaje que diga: “Dónde estás? Aparecé!!” con fecha de… Tres días atrás. “Alea jacta est”, porque a veces simplemente dos respuestas en el multiplechoice son demasiado iguales y uno termina jugando al “En la casa de Pinocho todos cuentan hasta ocho” para elegir entre las que uno considera correctas. “Alea jacta est”, por todas las veces que acudimos al llamado de un amigo que nos promete del otro lado de la línea que vayamos y llevemos una botella de fernet que hay chicas para todos, y no, te juro que esta vez son minas, no, en serio, TE JURO y demases frases que uno conoce de memoria, pero que juega a olvidar. “Alea jacta est”, porque a veces a uno se le escapa una declaración de amor por cualesquiera sea medio cibernético/virtual y no queda más que ver qué pasa, porque uno ya lanzó la piedra sentimental que venía pesando ya demasiado dentro nuestro. 
La vida es así, azarosa vertiginosa y con mucho de irracional por más que uno se quiera mentir y creer en el karma, Dios, Kaiosama, Chuck Norris o Elvis Presley o cualquier método que le de un poco de orden comprensible a todo esto. A veces simplemente no queda otra que hacer los deberes lo mejor que uno pueda, y lanzarse al estrellato cual Julio César diciendo “Alea Jacta Est”.
Sí amigos! La suerte está echada y muy probablemente esté echada en la cama, vagueando mientras toma unos rusos negros y hace zapping cual zombie buscando esa diversión que nunca encuentra. Entonces, para pasar el rato y porque ya había visto ese capítulo de Los Simpsons 3 veces, decide pasar un rato por tu vida –en la que, nos sinceremos, no viene pasando nada interesante hace tiempo- y hace de las suyas. Buena o mala, la suerte se levanta de la cama y te pega una visita. Puede hacer que ganes la lotería como puede hacer que aparezca el siempre-odiado ser que alegremente informa que saquen todos una hoja que hay evaluación. Puede hacer que nazcas en cuna de oro, o que tus viejos decidan llamarte Neymar Mamani o Power Ranger Quispe. Puede hacer que tus viejos escuchen Spinetta, o que escuchen Arjona (En cuyo caso apoyo el parri y matricidio). El azar está presente.
Así que esta semana chiquis, actitud jazzcker, vodka frío y “Alea Jacta Est”! 
(Porque decir “A la mier… Ya fue!” queda un poco guarango viste?)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s