No voy en tren…

Image

 

Como no podía ser de otro modo (o quizás sí, pero nunca lo sabremos), la vida dio una de sus vueltas de nenito insufrible y caprichoso de cinco años y de la nada nos cayó el tema de la semana: El avión de nuestro bien-inserte-su-adjetivo-favorito-aquí-presidente y su periplo por las Europas, siempre tan a la vanguardia del pensamiento y de las libertades. Porque si algo quedó claro de toda la situación es que, si Latinoamérica es el patio trasero de EEUU, Europa ya es la salita de té, bien vistosa, con porcelana impecable, y muchas, muchas antigüedades. De no ser por la falta de olor a naftalina, hasta podría decirse que Europa es la tía abuela esa media loca que todos tenemos, que da vueltas sobre el mismo asunto dos o tres veces por almuerzo, se atavía con sus mejores vestidos cada tanto sin razón aparente, pero se cae a pedazos y nadie dice nada.

Pero bueno, retomando el hilo -diría retomando la línea, pero acá la gente es re mal pensada y viciada, vamos que uno cambia y es un tipo serio ahora, che-, retomando el hilo decía, tras pasar 14 horas en el aeropuerto (casi casi como viajar en BoA!), Evo volvió a las tierras altopaceñas, le pusieron tantas guirnaldas y papel picado que parecía que más que recibirlo lo estaban challando, pronunció un escueto discurso y, lo más increíble de todo…no la tarreó! De Snowden poco se supo el paradero, así como tampoco del sentido común de aquellos coterráneos míos que buscaban con obstinación de pitbull un motivo para no indignarse, porque bueno, la culpa en este país es del otro siempre viste?

En el transcurso de la semana también fue el aniversario de la fundación del bar conocido como Tarija, lugar de nacimiento de este gil, y de las mujeres más interesantes y bellas que me tocó conocer en Bolivia [Y a nota estrictamente personal, lugar de nacimiento la que vendría a ser la Irene Adler de mi vida]; fue el cumpleaños de Kafka, el aniversario de la muerte de Ernest Hemingway, y otros “un día como hoy…” que como podrán estar notando a este paso están siendo como el aire de los paquetes de papas fritas: nada de sustancia, pero pucha que ocupan espacio y parece todo más grande no?

Así que mientras vos lees esto y te das cuenta de que, sí, el tipo este te está paseando/tomando por gil/boludeando, te dejo con un par de cosas random y sin pensar, que la vida es demasiado corta como para no escuchar al menos UN tema de Spinetta, o mandar en un arrebato nocturno una confesión de amor:

 

– Que cada vez que un boliviano le dice “gringo” a un europeo, pierdo un poco de fe en mi país.

 

– Que se dice “Lo nuestro fue amor a primera vista” porque decirle a tu hijo “Tu vieja estaba para bañarla en chocolate y lamerla toda” como que no va

 

– Que le tengo más afecto hacia algunas carpetas escondidas de mi PC que a la mayoría de las personas.

– Que sí, a Evo Morales no le temblará la mano para cerrar la embajada de EEUU, pero yo parezco epiléptico para darle send a ciertos mensajes.

– Que últimamente parece que las relaciones tienen un comienzo, dos albums de FB, un cambio de estado civil, cinco mensajes de amor en el muro y un fin.

Pero a no desconfiar, que los finales son principios apenas disimulados, el amor es eterno aún cuando su destino no lo sea tanto, y todos necesitamos terminar con ciertas actitudes para comenzar a tener otras mejores; terminar con ciertos ciclos, para comenzar otros nuevos.

Vamos, que para comenzar la tercera botella de vodka, primero hay que terminar la segunda.

Y ya dice el dicho: la tercera es la vencida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s