He perdido

Image

En este ir y venir sin un devenir planificado que llamamos vida, he ganado algunas cosas y he perdido otras. Pero como vanagloriarse de las cosas ganadas es un ejercicio narcisista a la altura de darle autolike a la autofoto en el baño, mejor hablar de las cosas perdidas que capaz con algo de suerte las encuentra alguno ustedes que yo hasta las busqué en Yahoo Respuestas.

He perdido la cordura y la dignidad, por alcoholes y otras cosas que es mejor ni nombrar, más que nada por temas que rozan la ilegalidad.

He perdido el tiempo en conversaciones que no iban a ningún lugar con gente que tampoco tenía idea a donde iba, tal vez porque ni yo entendía dónde era que estaba en primer lugar. O quién era. O al menos quien le había dicho que era a la mina esa que tenía a mi lado y no tenía idea de quién era.

He perdido mucho de esperanza en la humanidad, que deja que maten niños en Siria con armas químicas, que se preocupa más por los perros que no tienen hogar que por la gente en la misma situación y que ENCIMA ahora permitió que Ben Affleck sea el próximo Batman.

He perdido amigos que nunca lo fueron, he perdido la noción del tiempo y si hoy doy vergüenza ajena es  porque la mía la perdí quién-sabe-cuántas botellas de vodka atrás.

He perdido textos escritos bajo el frenesí psicótico de un amor que se va, de una sensación que se pierde, de una caricia que nunca se queda. He perdido monólogos enteros en los que declaraba mi amor con los más crueles, libidinosos, carnales y oscuros revocos, sólo por apretar sin querer F5 en el teclado.

He perdido la inocencia, la incapacidad de hacer mal, más que nada porque esa de “No le hagas a otro lo que no te gustaría que te hagan” aparentemente venía con una nota de pie que aclaraba que el interlocutor era masoquista. He perdido mi virginidad también, pero bueno, esa la queremos perder todos desde bien temprano.

He perdido el miedo a los errores, a los impulsos y al monstruo de debajo de la cama (Más que nada porque si el monstruo estuviese allá abajo tiene otras cosas con las que entretenerse). He perdido mi celular, mi corazón, mi alma, mi billetera y creo hasta dos condones en un fin de semana que de perdido tuvo todo y nada.

He perdido besos, por no haber tenido el valor de pedirlos y he perdido versos por no haber tenido el valor de recitarlos.

He perdido el hilo de conversaciones, la resolución de un par de discusiones y la última final de la Champions League

He perdido el hábito de esperar que los demás esperen eso que espero esperen de mí.

He perdido mucho, y no he perdido nada.

Que al vodka al menos todavía no lo he perdido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s