No pierdas el cue

Image

No pierdas el cue (se pronuncia Qui-ú), el momento exacto, la marca en la cual o actuás o te quedás otra vez parado como un gil con un vaso de fernet ya diluído en la mano a las cuatro de la mañana en ese boliche al cual caíste vaya uno a saber por qué o por quién.

No pierdas el cue, que el tren pasa y capaz que no vuelva, o si vuelve por ahí esta vez te toca ir en uno de esos vagones hiper apretados con gente que o tiene rabia y es hidrofóbica o capaz que perdieron noción de su olor corporal hace años.

No pierdas el cue, ese mínimo instante de tiempo en el que tenés que actuar o morir, o por ahí terminar siendo un zombie malo, malo, muy malo así como de película para-nada-basada en el clásico de Mel Brooks que es Guerra Mundial Z. Y creeme, no querés ser un zombie.

No pierdas el cue, la ventana de oportunidad ínfima en la que podés finalmente ganar ese nivel del Mario Bros que te viene carcomiendo la cabeza hace tres semanas, o podés tener un encuentro fucufuquero con esa mina que está para agradecerle a Dios, Kaiosama, Chuck Norris y anexos de lo buena que está.

No pierdas el cue en cada momento de la vida, el momento en el que decidís y jugás tu carta, hacés el all-in y te quedás esperando. No pierdas el cue, que capaz podía cambiar todo en tu vida y vos estabas papando moscas esperando que alguien respondiese el mensaje del whatsapp que tiene los dos ticks de visto hace 3 horas… y todavía no hay respuesta.

No pierdas el cue de las relaciones, que después te quedan los arrepentimientos y la cuenta de la cantidad irrisoria de crédito que vas a gastar en dar llamadas para que sean perdidas a las 4 de la matina, en un estado en el que crees saberlo todo, pero no tenés certeza de nada.

No pierdas el cue, la oportunidad acaso tan distante y pequeña de hacerle el bien a la humanidad, buscando ser mejor persona, ayudando a alguien que necesita ayuda, matando a un fan de Maná…

No pierdas el cue, que después se va de fiestechola con tu vida y andá a tratar de encontrarlos en vaya uno a saber qué estado y sobre todo con quién. Porque pasa eso también, el cue que vos perdés, es el que otro se llevó al ver la oportunidad… y la pasa bárbaro eh.

No pierdas el cue, no pierdas la oportunidad, no pierdas el momento de hacer eso que sabés te carcomerá el alma si no lo hacés en ese momento, en esa marca, en ese lugar.

No pierdas el cue, total, el vodka sirve para lamentar y para festejar.

Ah, y siempre es vodka time.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s