Con las medias puestas

Image

Suele suceder pichón, no te preocupes que no sos único ni tan especial como te venden esas propagandas en las que el pelo siempre está sospechosamente bien desprolijo y a todos todo parece importarle tanto como me importa el nuevo escándalo de la farándula. Suele suceder y más de la cuenta, eso de quedarte desnudo y con las medias puestas en la vida. Porque claro, uno está tenguemerengueando de lo más lindo-hermoso-BangBros-Morí-De-Envidia hasta el momento en el que todo acaba  (BadaPsssss) y te das cuenta que estás ahí, desnudo y con medias, ridículo hasta la médula. Es que claro, a ellas les quedará requetebien estar así (Y anoten chicas: es fantasía básica 101), pero los hombres nos vemos más ridículos que los que copypastean frases de Arjona en honor a la primavera o que esos que se sacan fotos en el baño y etiquetan a gente a diestra y siniestra. La vida es así pichón, aprendé desde ahora: mientras estás disfrutando uno puede estar sólo con medias puestas o hasta con una vincha rosa que mucho no importa, porque así de simples somos los hombres… el problema es al parar. Ahí es otra historia. Ahí estás vos como un gil, y ridículo hasta la médula, con la cosa que se te achica a cada momento y sin saber que hacer exactamente porque la mina sigue ahí hermosa (O bueno, al menos en el estado en el que estás la ves así) y vos desnudo… y con las medias puestas. La vida te va a poner esas situaciones en las que vas a disfrutar y después te vas a dar cuenta que en realidad te ves ridículo-corré-a-ponerte-los-boxers-que-con-suerte-no-están-agujereados. La vida es medio forra en ese sentido, y le gusta hacerte disfrutar de lo lindo, total nueve meses después te salen esos tesoritos con un pan bajo el brazo y muchos dolores de cabeza también (Preguntale a mis viejos sino). La vida a veces te pone en esas situaciones para que no pierdas la cabeza, o trates de que un poco de sangre vaya a la que está conectada a tu cuello. Suele suceder pichón y no te engañes, que no va de la mano del fucufucu solamente. Puede ser que estés bailando bajo los efectos de alcohol-espero-que-no-sea-peters, o charlando hasta los codos por algo-que-no-puedo-legalmente-nombrar-pero-espero-que-no-sea-prensado-paraguayo o tal vez matándote a besos con algún “toco y me voy” de final de semana que espero que sea más “me voy” que toco. La vida te va a poner a ver el cielo, las estrellas, y capaz hasta escuchar un solo de Hendrix del más allá con alguna mujer metafórica de la vida, durará dura lo que tiene que durar y acabará como tiene que acabar y ahí estarás vos… desnudo y ridículo con medias. Pero no te preocupes, con algo de suerte, buena voluntad y onda vas a saber salir adelante o sacarte las medias antes de comenzar. Como para evitar las ridiculeces, que para eso suficiente tenés con lo que hacés los Sábados cuando está por cerrar el boliche.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s