La espera

Image

 

Te sentás, te parás, das unas vueltas, y te volvés a sentar. Tu cabeza ya parece un parque de diversiones o está más convulsionada que un jueves previo a fin de semana largo debido a un feriado que muy posiblemente ni sepas bien por qué es. Esperás como nene de cinco años porque sea medianoche finalmente y puedas abrir esos regalos tan copados antes de que triste e inevitablemente la cantidad de ropa que recibís aumenta. Esperás, esperás y esperás. Y TODAVÍA NADA. Esperar, esperás por el sueldo que siempre se va, por el viernes que nunca llega y por el amor de tu vida que posiblemente se fue con otro/a porque vos estabas esperando a alguien diferente o quizás estabas más ocupado en la charla de “Hey-Hey-Todo bien?-Si y vos?” que es moneda corriente en el feis.

Esperás porque le baje Andrés a tu amiga que por estar ambos dos bajo efectos etílicos terminaron fucufuqueando en la fiesta de un amigo en común de los dos, que muy posiblemente estaba enamorado de la mina en primer lugar, porque para esos son los amigos y lo que es mío es tuyo.

Esperás porque quizás valga la pena, por las notas de tus examenes primero, por saber a cuál examen te van a someter y finalmente para ver si esas líneas que se vuelven azules son dos y se te acabó la fiestita tan linda que venías teniendo que es hora de comprar los pañales.

Esperás porque baje el archivo, porque cargue el videíto de youtube y a veces no te aguantás y le das refresh porque no podés esperar para ver si los desgraciados subieron esas fotos que sólo pudieron ser sacadas tras la cuarta botella de tu alcohol favorito (O no tanto, porque convengamos que a esa altura del partido los gustos mucho no importan)

Sí señores, la espera desespera y en el banco mejor ni hablar. La espera nos hace más sabios dicen, pero la verdad que entre la sabiduría y que me respondan el mensaje que ya tiene el “visto” en WhatsApp hace como media hora, prefiero quedarme en fanático de Arjona que al menos parece que hasta tenguemerenguean y todo.

Yo creo que mejor no hay que esperar nada, que la cola es re larga y generalmente el aire acondicionado anda para la patada. Mejor ir tras aquello que uno quiere sin esperar, sin dudar, pero con los pies sobre la tierra que la mente seguro ya la tenemos en otro lado.

Igual, si en los bancos cambian el agua por vodka, capaz que espero tranquilito.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s