Volver

Image

 

Hay veces en las que simplemente hay que hacerlo: el mundo siempre estuvo y estará lleno de cosas inevitables. Quizás no lo habías planeado así, o tal vez venís esperando el momento cual nenito de 7 años espera esa Navidad en la que muy probablemente tampoco reciba el juguete hipersuperultraduper del mal que tanto quería. Tampoco cambia mucho que digamos.

El punto es que tuviste que volver, regresar, retornar.

Puede ser a tu casa tras vivir un periodo lejos, a tu alma mater tras años ejerciendo una profesión, al boliche donde hasta tenes un trago con tu nombre;  o, y que Chuck Norris no quiera, a esa relación que todos sabemos que ya se no da para más, no rompas las tarlipes, hacé caso de una buena vez.

Sí, a veces hay que volver. Pero si lo hacés siendo la misma persona y sin haber aprendido nada en el camino, sin haber mejorado en algo o al menos haber recolectado las esferas del dragón, como que mejor sigas en ese proceso de “volver” y vuelvas a nacer porque así no vas a llegar a ninguna parte campeón. Así vas a volver siempre al punto de partida.

Si vas a volver, hacelo con patada voladora, actitud uiner y si podés un tanque o un Apache porque cuando uno menos lo espera comienza el apocalipsis zombie y es mejor estar preparado.

Si vas a volver, que sea como Shuarzeneguer que en la primera de Terminator volvía con el auto, rompía todo el local y empezaba a los tiros, porque acá el malo soy yo y aprendé a escribir bien mi apellido loparió.

Si vas a volver, hacelo con la frente en alto, con un propósito, con un motivo. (Aunque más no sea el de volver para tratar de superar tu record de partidos invictos en el Pro Evolution)

Porque seamos sinceros: volver cuesta y un montón. Están las dudas, los miedos y también las esperanzas, que son como la publicidad con la que ingenuamente nos vendemos el mañana.

Volver cuesta, porque siempre está el sabor amargo de aquello que nos hizo dejar ese lugar, esa relación, ese vicio, hobbie o placer indecoroso. Vamos, que nadie nunca dejó algo que le gustase por cuenta propia.

Volver cuesta, porque tu orgullo está de nuevo en juego. Y le ponés todas las fichas al que esperás sea el caballo ganador, el top de los tops, el que demuestra que volviste más capo que Gokú, Iron Man y los que se pasaron el GTA IV sin trucos…todos juntos.

Volver?

Sí, pero más capo.

Y con mejor vodka.

 

(Ah, y nunca, nunca, NUNCA con un ex!)

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s