Cambiar

Es natural, no te preocupes pichón, pasa y seguira pasando. Aceptalo más bien y seguí la corriente, fluí, “Be water my friend” como decía el capo de Bruce Lee entre patada y patada. Los cambios son parte de la vida, procesos inevitables como quedarse sin crédito cuando uno más lo necesita o tener de sobra cuando uno más está propenso a hacer pavadas. No es ni bueno ni malo, y he ahí el problema: No hay forma de saber con seguridad que consecuencias tendrá el día de mañana el dejar de usar las rueditas de ayuda en la bici, el dejar de decir profe, el comenzar a decirle que no al Peters porque dejate de joder ya estás grande para esas cosas. Nop. Los cambios son simplemente eso y no hay forma de atarle algún tipo de valor que no sea el subjetivo de un mmento de euforia, de tristeza o de mejor ni hablar de ciertas cosas que todos vamos en cana.
“Cambios, extraños que hay en mi” era lo que se cantaba de fondo en una escena de Toy Story en la que Woody veía como su vida desaparecía por completo frente a sus ojos. Porque los cambios a veces se sienten así: De la nada, sin tu permiso ni memorandum, todo se da vuelta, se mezcla, se agita, se mete en una licuadora y uno perplejo no llega siquiera a decir: “Pongale al menos dos medidas de vodka y un hielito al asunto por favor”. Otras, los cambios vienen lentos e imparables, como un muro que se acerca inexpugnable e incesamentemente pero con una parsimonia que desespera, que enloquece, que mortifica. Poco uno puede hacer más que esperarlos como quien espera a la suegra, al test de embarazo o a la cuenta del bar.
Cambiar. cambian los sistemas solares (Plutón, para mí, SIEMPRE serás un planeta), los números de teléfono, los sabores de pizza y hasta los stalkers. Cambiar, es la forma que tenemos de no aburrirnos, de no quedarnos quietos en una vida que cada vez más nos trata de domar, de calmar, de mejor seguí por este camino que es más seguro, pagá tus impuestos y comprá tu tele de quichicientas pulgas en ídem cuotas.
Cambiar, es saltar al vacío, para ver si evoluímos o nos estrellamos contra el piso. Cambiar es jugar a los dados con el destino y lanzar una vez más una mano que nunca sabemos cuanto nos podrá servir en el futuro.
Cambiar es aprender, llorar, sonreir, disfrutar, emocionarse, perderse, encontrarse.

Cambiar es reir.
Cambiar es sentir
Cambiar es vivir.

Cambiar es mejor.

Bueh,excepto al vodka. Eso no lo cambio más.
Tal vez por skunk eso si.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s