A veces…

20140610-225308-82388764.jpg
A veces es así, ni modo. A veces te vas a caer sin saber quien fue el hijodepu que te puso zancadilla y encima frente a esa rubia descomunal que te estabas intentando levantar. Entonces pensas “Bah, total que no estaba tan buena” como una especie de premio consuelo/peor-es-nada. A veces la vida te va a poner frente a los conocedores de la nada, que en vez de boca tienen tachos de basura bulimicos que vomitan eso que tienen en la cabeza. O en el estómago, llegada la hora, la cuarta botella de terruño o cualquiera que sea primero. A veces te va a tocar una mano perfecta de poker, de esas para jugar all-in, pero te vas a olvidar que mentir es parte del juego y vas a perder más que Bolivia jugando futbol. A veces te vas a ahogar en tu propia pena escuchando canciones tristes que sabés que te van a hacer sentir peor, pero ya que nos sentimos mal, al menos le pongamos un buen soundtrack no? A veces el dios del random te va a poner una cancion que le va justa al momento, como anillo al dedo, como crema con frutillas, como lo-que-sea con vodka… Y otras te va a poner esa canción que nunca sabés cómo ni por qué llegó a tu disco y mejor no hablar de ciertas cosas.
A veces vas a perdonar lo imperdonable pero no te van a saber disculpar por pavadas de no me acuerdo cuanto tiempo atras. La vida tiene a veces que nunca vas a poder descifrar, probabilidades de posibilidades que más te vale considerar pero mejor ni lo llegues a pensar porque te puede enloquecer. A veces pasa eso también.
A veces te aman, otras te quieren como amigo y otras tantas ni te quieren ni te odian solo comparten una cerveza una noche equis para pasarse el resto de la vida como amigos del FB sin cruzarse palabras. A veces vas a querer dejar de vivir y otras dejar de estar tan muerto en vida. A veces te vas a sentir en una canción de Spinetta, o en una de Hendrix y que ninguno de ellos quiera, pero te puede tocar sentirte una de Cristian Castro. A veces vas a ser la sonrisa que a veces te van a negar, a veces merecidamente. Otras no tanto. (Y tampoco es que haga demasiada diferencia)
Amar? Ser amado? A veces y otras no tanto. Sufrir y hacer sufrir muchas veces más en todo caso.
A veces la piel quemando de pasión, otras, las papas quemandose en la cocina. A veces sexo de sobremesa, otras la de geografía toma prueba sorpresa.
Que no te sorprenda entonces, que a veces la vida sea esa: una sucesion de a veces que vienen de la nada, y a veces a ella llevan.
O tal vez a una botella de vodka, si el barbudo está de buen humor.
A veces es así también. Capaz, ponele.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s